Medioambiente

Como Banco, desarrollamos diferentes actividades que generan impactos directos e indirectos en el entorno. Nuestra política medioambiental, aprobada en el 2015, está adherida a los principios generales que utiliza nuestra casa matriz en la gestión de asuntos ambientales y se enfoca en: Mitigar los impactos medioambientales directos que incluyen: el consumo de los productos de papel y otros artículos de oficina; uso y eliminación de desechos de equipos de oficina como computadores; medición de la huella medioambiental de los inmuebles que ocupamos para llevar a cabo las operaciones, incluyendo el uso de energía para la calefacción, refrigeración e iluminación de las mismas; gestión de desechos, consumo de agua y la construcción y funcionamiento de la red de sucursales y oficinas. Mitigar los impactos y riesgos medioambientales indirectos que se producen principalmente a través de nuestras actividades de crédito e inversión. Estos están relacionados con operaciones de nuestros clientes y toda la propiedad inmueble proporcionada como garantía para los créditos; con proyectos financiados por el Banco y en los que se debe aplicar los Principios de Ecuador; y aquellos relacionados con los efectos físicos y requisitos reglamentarios vinculados con el cambio climático y que pueden provocar un impacto en nuestros clientes.