IPC de diciembre fue de -0,1% | Scotiabank

PIB 2018

Finanzas e Inversiones

IPC de diciembre de -0,1%

Debido a caídas estacionales en verduras y precio de combustibles.

Por: Jorge Selaive | Waldo Riveras | Benjamín Sierra | Carlos Muñoz

Como era esperable, las principales incidencias negativas vinieron de los combustibles (gasolina y GLP) y de los alimentos, principalmente verduras, aunque estas últimas sorprendieron a la baja respecto a las tomas de precio, en especial en productos como tomate, papa, etc. Así, las divisiones que más incidieron en este registro fueron Alimentos, Vestuario y Bebidas alcohólicas, compensadas en parte por aumentos en recreación y cultura, debido al aumento en el ítem de paquete turístico.

El traspaso cambiario aún es tímido, pero esperamos se muestre con mayor claridad el primer trimestre de 2019.


Inflación de diciembre de -0,1% m/m en línea con el consenso de mercado pero bajo nuestra estimación de 0% m/m, debido a caídas estacionales en verduras y precio de combustibles. La inflación SAE aumenta 0,3% m/m debido a las alzas estacionales en servicios de transporte de pasajeros y a una cada vez mayor, pero aún acotada, inflación de bienes importados. El resto de los servicios mantiene una inflación muy disminuida evidenciando bajas presiones inflacionarias de demanda.


La inflación SAE cierra el año en 2,3% a/a, configurando una nueva sorpresa a la baja para la reciente estimación del Banco Central (2,5% a/a) en el IPoM de diciembre, pero a pesar de aquello esperamos que se concrete una nueva alza de 25 pb. en la reunión que se inicia a fines de este mes. ¿Cuál sería el rationale del BC para aquello? (1) Activismo, toda vez que el último registro de actividad se encontraría en línea con el escenario base; (2) Credibilidad, pues luego del alza de octubre quedaría sin sustento retrasar una nueva alza sin justificarla en sorpresas significativas sobre el escenario base. ¿Por qué consideramos que luego de esta alza no tendríamos nuevos ajustes hasta mediados de año? (i) TPM real en terreno claramente positivo, que ha sido un parámetro mencionado por el BC como indicador de estímulo monetario varias veces; (ii) Revisión de la TPM neutral a la baja (hacia 4% o menos) luego de que la Fed hiciera lo mismo recientemente. La neutral chilena no puede desconocer la neutral externa; (iii) Inflación SAE claramente acotada y sorprendiendo a la baja.

Para enero esperamos que la nueva canasta entregue algo más de inflación que la que espera el mercado. Realizamos un análisis contra-factual que nos evidencia que la nueva canasta aplana estacionalidad, pero entrega más persistencia que es compatible con mayores registros a los históricos en varios meses, incluido enero.

El IPC de diciembre disminuyó 0,1% m/m (2,6% a/a), en línea con estimaciones de mercado aunque algo por debajo de nuestra proyección (0% m/m), debido a caídas mayores en precios de alimentos (verduras) y combustibles, aunque compensada en parte por inflación estacional de servicios y una incipiente inflación de bienes. La inflación SAE aumentó 0,3% m/m (2,3% a/a), donde los servicios aumentaron 0,4% m/m (3,4% a/a) y los bienes 0,1% m/m (0,4% a/a), debido a alzas estacionales en servicios de transporte de pasajeros y a un tímido pero incipiente traspaso cambiario en bienes importados (Gráfico 1).

Como era esperable, las principales incidencias negativas vinieron de los combustibles (gasolina y GLP) y de los alimentos, principalmente verduras, aunque estas últimas sorprendieron a la baja respecto a las tomas de precio, en especial en productos como tomate, papa, etc. Así, las divisiones que más incidieron en este registro fueron Alimentos (-0,16pp), Vestuario (-0,04pp) y Bebidas alcohólicas (-0,02pp), compensadas en parte por aumentos en Recreación y cultura (+0,09pp), debido al aumento en el ítem de paquete turístico (Gráfico 2).

indice mensual  indice ipc
difusión inflacionariaipc SAE

La difusión inflacionaria del IPC total fue 40,2% (porcentaje de productos con inflación mensual positiva), algo mayor que lo visto en 2017 pero aún en la parte baja de su rango histórico para el mes (Gráfico 3). Este mes destaca la baja difusión en la inflación de servicios SAE, que se ubicó en el mínimo desde el año 2013, evidenciando que las presiones inflacionarias vinculadas mayormente a la brecha de actividad se mantienen muy acotadas, lo que conversa muy bien con la debilidad que persiste en el mercado laboral incluso luego de las correcciones y ajustes de cifras realizados por el INE y el Banco Central (Gráfico 4).

Las principales sorpresas para nuestra proyección vinieron de los precios de alimentos perecibles, especialmente verduras, los que mostraron caídas algo mayores que las consideradas en base a tomas de precios de Odepa.

Para la inflación de enero, nuestras estimaciones indican que la nueva canasta de IPC podría ser algo más inflacionaria, aumentando en 0,1pp el IPC total respecto a la canasta anterior. Las incidencias positivas vendrían de las divisiones de Alimentos, Bebidas alcohólicas y Vestuario (0,03pp de aumento cada una respecto a canasta anterior).

Enero de 2019

También te podría interesar

Compra Venta de Divisas

Conocer más >

Corredores de Bolsa Chile

Conocer más >

Inversiones en Línea

Conocer más >

Tú decides, nosotros te asesoramos. ®